Consejos (raros) para hacer fotos de boda

Esta vez no os vamos a enseñar fotos que hemos hecho: Vamos a contaros cosas que hemos aprendido, y que ayudan a hacer mejores fotos de bodas. Puede parecer extraño (por eso decimos que son consejos raros), ya que ninguna de estas cosas tienen que ver con la fotografía... y sin embargo, mejoran MUCHO las fotos.

Primer consejo: Ponte en forma.

Los fotógrafos solemos ser un tanto dejados a la hora de cuidarnos. Para la mayoría de nosotros, eso es algo que no importa. Pero para los que hacemos bodas, puede ser muy importante. Una boda dura muchas horas, suele ser algo muy pesado. Nuestro consejo, que nos ha funcionado este año, es entrenar a base de running, para ganar fondo, de modo que tras una carrera tonta persiguiendo a una novia que acaba de bajar del coche no acabemos tosiendo y sin aliento. Entrenar un poco con pesas para fortalecer los hombros y los brazos también ayuda a que la cámara no pese tanto como de costumbre. Y sobre todo, si tenemos la espalda endurecida, hay menos posibilidades de que se nos fastidien las cervicales, cuya avería es la NEMESIS de los que nos dedicamos a esto ¿verdad?

Segundo consejo: No huelas mal.

En verano, al menos en nuestra zona, es complicado pasar 12 horas trabajando, y terminar la jornada sin parecer un "obrero". No nos engañamos, los fotógrafos de boda somos obreros (trabajamos físicamente), pero hay que encontrar maneras de no parecerlo. Para evitarlo, tenemos varios trucos: Ducharnos antes de ir a trabajar (se supone que esto lo hacemos todos, pero... por si acaso), elegir perfumes de calidad, de modo que tras 8 horas sigamos oliendo bien. Y, algo peligroso, pero muy recomendable para los que sudamos a nivel "Camacho": Utilizar un antitranspirante. Este tipo de químicos son tremendamente agresivos (hablando en plata, te dejan los sobacos hechos un cisco), pero compensan, ya que no hay nada más horrendo que acudir a una boda con una mala presencia.

Tercer consejo: Hidrátate.

Agua, más agua, líquidos, sales. A un fotógrafo le hacen falta durante una boda. Si te deshidratas te vuelves tonto, pierdes toda la imaginación que pudieses tener y dejas de ser original. Para que nuestro coco esté al 100%, necesitamos agua. Nosotros solemos congelar varias botellas de medio litro, y llevárnoslas a las bodas. Así tenemos líquidos fresquitos cuando nos hacen falta.

Cuarto consejo: Lleva zapatos cómodos

Y aquí tenemos un consejo que no es nuestro, nos lo recomendaron los chicos de MAGNUM, y nos lo apuntamos. Desde entonces, llevamos zapatos cómodos (y a ser posible, bonitos) hasta que se caen a trozos. Si no te duelen los pies, te mueves más, buscas más puntos de vista, no estás fastidiado... luego tus fotos son mejores.

Un post curioso el que hemos subido hoy, ¿no? Pero nos parece que, los compis que se dedican a lo mismo que nosotros (a hacer fotos de boda), lo encontarán interesante.

Seminario de retrato en Ávila

Como no todo lo que hacemos son bodas (o prebodas) el pasado día 17 de marzo hicimos una escapada a Ávila para impartir un seminario de fotografía de retrato para los miembros de la Asociación de Fotógrafos de esa misma ciudad. Fue una buena experiencia y un contrapunto para la temporada que está comenzando: Conocimos un montón de gente nueva e interesante, cambiamos de clima por unos días y disfrutamos de la buena gastronomía de la zona (no os perdáis el chuletón de Ávila en La Posada de la Fruta)

Tras impartir el seminario, y dado que no teníamos ningún compromiso a la vista, decidimos quedarnos como turistas con una cámara, un par de días más. Y, ¿qué hacen unos turistas con cámara que además son fotógrafos? Pues fotos, claro. Fotos de viajero, de lo que más les llama la atención: Las impresionantes murallas de la ciudad, por las cuales dimos largos paseos y que estamos seguros que volveremos a visitar. Aunque, lo realmente deseable, sería poder hacer una boda en Ávila... sería impresionante ¿Alguna pareja de novios de por allí se anima?

P.D.: Los chicos de Ávila nos han pasado algunos regalitos. Por un lado, este pequeño video resumen (ojo que no es nuestro, todo el trabajo de grabación y edición corresponde a www.afavila.com)

Y por otro, uno de los participantes, Francisco Javier Sánchez Ventosa, nos reunió a todos para hacernos una foto juntos, que ha tenido a bien dejarnos poner aquí (la primera foto que subimos a la web y que ¡no es nuestra!)

Un Día de Contraste Perfecto + Love Olio

Al principio del verano fuimos aceptados como miembros de Love Olio, directorio de los fotógrafos de bodas más creativos del mundo, lo cual nos enorgulleció, pues muchos de nuestros fotógrafos preferidos son miembros de esta web.Love Olio está formado por una pareja (Ann+Noel) que minuciosamente revisan  las fotografías de las webs de los miembros para decidir cuáles de ellas son apropiadas para ser añadidas a la portada de su página web. Desde que nos aceptaron como miembros (hay que cumplir algunos requisitos), varias de nuestras fotos han sido elegidas para incluirlas en la portada. Esta mañana hemos recibido un mail informándonos de que de nuevo Love Olio ha colocado otra de nuestras fotos en su portada y nos sentimos encantados de estar junto a grandes compañeros.

Echadle un vistazo a Love Olio que seguro que os gusta: http://www.loveolio.com/

Reseña literaria: "La sintaxis de la imagen"

La sintaxis de la imagen, de Donis A. Dondis (1973, ISBN 84-252-0609-X, dentro de la colección GG Diseño) es un libro absolutamente imprescindible para cualquiera que quiera entender y aprender a crear imágenes. Está editado en España por Gustavo Gili y por una vez, el libro del que os hablamos es sencillísimo de encontrar, por ejemplo en la recién estrenada Amazon.es o en cualquier librería especializada en diseño. El diseño de la portada de nuestro ejemplar corresponde a la 17ª tirada, del año 2004 (y nos gusta más que la actual)

Es tan fácil de conseguir porque es uno de los manuales más usados en docencia para enseñar teoría de la imagen. Hasta el punto de que los alumnos y profesores, habitualmente, se refieren a él como "El Dondis", como si de algo conocido por todos se tratara. El libro parte de la idea, acertada, de considerar la imagen un lenguaje más, para comenzar a explicarnos sus elementos básicos de la misma forma en la que se aprenderían las reglas sintácticas de un idioma nuevo. Nos habla del punto y de la línea como de las letras del alfabeto con el que debemos transmitir nuestras ideas utilizando imágenes. Aprendemos con su lectura, a través de los ejercicios que Donis nos propone al final de cada capítulo, a alfabetizarnos visualmente y a poner nombre y orden a los conceptos que todos conocemos intuitivamente: Equilibrio, contraste, tono, simetría, escala y tensión, analizados como elementos gramaticales de un lenguaje universal.

Una cita: "El contraste es, en el proceso de la articulación visual, una fuerza vital para la creación de un todo coherente". Coherencia de la mano de un contraste perfecto, nuestro ideal.

En resumen, si os interesa la imagen o la fotografía, y todavía no habéis leido El Dondis, ¿a qué estáis esperando? Para nosotros, como fotógrafos de boda, nos resulta un manual treméndamente útil.

Reseña literaria: "Documentalismo fotográfico"

Una vez más, nos apetece hablaros sobre un libro. En este caso, os recomendamos "Documentalismo Fotográfico", de Margarita Ledó. Nuestra edición es de la editorial Cátedra, dentro de la colección Signo e imagen (1998, ISBN 84-376-1672-7) Parece ser que resulta complicado de encontrar, pero estamos seguros que en librerías especializadas se debería poder hallar algún ejemplar (y si no, en Amazon UK se puede comprar)

Una vez más, el libro que nos apece compartir es un ensayo, y apenas tiene fotos (lo sentimos) Margarita emplea las 192 páginas de su libro en enseñarnos a confiar en la cámara como instrumento para perpetuar la tradición documental. Nos habla de los medios de comunicación y de la idea de la foto como embajadora de la "realidad" en un mundo en dos dimensiones; nos enseña la relación entre el espectador y el autor, y la función que nuestro equipo desempeña en esa simbiosis. Leyendo el libro aprendemos, con ejemplos, la definición de documentalismo, y la diferencia de ello con la mera fotografía. Una obra que nos plantea que la modernísima etiqueta "fotoperiodista de boda" está mal utilizada: Nosotros no hacemos fotos para artículos en la prensa, preferimos documentar lo que ocurre.

Una cita: "Era ella, para no olvidar". Si hemos despertado vuestra curiosidad, podéis leer el libro para poner la frase en contexto, esta vez no os vamos a dar pistas :)

Reseña literaria: "Sobre la fotografía"

Además de hacer fotos, en Un Día de Contraste Perfecto somos ávidos lectores. En una profesión tan denostada como es la fotografía de bodas, para mantenernos en la vanguardia siempre hemos de trabajar en ampliar conocimientos y buscar inspiración en todos los lugares posibles; y nos gusta compartir las cosas que nos parecen interesantes. Es por ello que hoy vamos a haceros una pequeña reseña de una de las obras que creemos debe ser uno de los libros de cabecera de cualquiera que quiera conocer la fotografía (y por supuesto de todo fotógrafo de bodas que se precie): "Sobre la fotografía", de Susan Sontag (1973, ISBN 84-350-1417-7, nuestra edición en Castellano es la antigua, de la editorial Edhasa, pero sabemos que hay una nueva del 2005, de la editorial Alfaguara)

Recomendamos su lectura a cualquiera que quiera empezar a pensar en la fotografía como algo más allá de los últimos modelos de cámara o de los objetivos con anillo rojo. No os asustéis, pero no hay ninguna foto en todo el libro: Es un ensayo. Con un lenguaje, no lo vamos a negar, algo farragoso, Susan analiza todas las piezas que conforman nuestra profesión, y nos ayuda a diferenciar la, a veces, sutil diferencia entre fotografía e ilustración. Tras eso, se dedica a revisar la obra y el concepto de fotógrafos que para nosotros son referentes importantes: Weston, Cartier-Bresson, Stieglitz, y muchos más.

Como podéis imaginar, no es una lectura fácil. Es un libro que hay que tomar con calma, con un café (o mejor con una cafetera a mano) Pero nos parece perfecto para pasar tardes de esas en las que apetece pensar y ponerse algo trascendental.

Una cita: "El cambio social es reemplazado por cambios en las imágenes". Suena duro pero, si pese a ello con nuestras fotos podemos contribuir a que cada día una boda sea menos un acto social y jurídico, y más una declaración de amor ilimitado, nos damos por satisfechos :)

ACTUALIZACIÓN:

Añadimos información sobre la foto que ilustra el post, a petición popular :)

La cámara que se ve tras el libro es una Kodak Instamatic 25, que le regalaron a Pilar (la parte femenina de nuestra empresa) hace unos 300 años. Todavía funciona, sí, cosas de las analógicas. Las gafas son las de Elías (la parte con cromosoma "Y" de Un Día de Contraste Perfecto) La taza de café estaba vacía en el momento de hacer la fotografía: Total, la foto la hicimos durante un mes de agosto mediterráneo, el humo iba a estar más fresquito que el aire en el ambiente, y no se iba a ver...