Boda, en Holanda, Lonneke + Ken (Parte II)

Si recordáis, en nuestro anterior post habíamos dejado a los novios entrando en De Zeebries, el lugar donde se iba a celebrar su ceremonia. 

Lonneke descalza, tomando algo mientras amigos y familiares ultiman la decoración del lugar.

Lonneke descalza, tomando algo mientras amigos y familiares ultiman la decoración del lugar.

El lugar es un "Beach Club", según su nombre, pero podría pasar por uno de los chiringuitos de playa que podemos ver en nuestras costas. Bastante más cuidado y estiloso, eso sí.

blgbodlyk2-0001.jpg
La pérgola en la que se iba a celebrar la ceremonia.

La pérgola en la que se iba a celebrar la ceremonia.

Cuando llegamos, una hora antes de la ceremonia, todavía no estaba decorado, ya que suele ser la familia y los amigos de los novios quienes se encargan de hacerlo. Lo cierto es que con solo algunas luces y varios pequeños detalles, consiguieron dejar el lugar precioso.

blgbodlyk2-0100.jpg
blgbodlyk2-0005.jpg
blgbodlyk2-0006.jpg
¡Cómo no! Los zapatos de Lonneke.

¡Cómo no! Los zapatos de Lonneke.

La decoración de los interiores era una mezcla ecléctica de todos los estilos que podáis imaginar, Pero en conjunto era muy vistosa.

La decoración de los interiores era una mezcla ecléctica de todos los estilos que podáis imaginar, Pero en conjunto era muy vistosa.

blgbodlyk2-0008.jpg
blgbodlyk2-0009.jpg

Mientras se terminaba de decorar el exterior para la boda, Lonneke aprovechó para darse unos retoques de maquillaje y peinado. Las ventanas desde el suelo hasta el techo que utilizan en el norte de Europa hacen que dé igual estar dentro de un edificio o en la calle ¡Montonazos de luz!

blgbodlyk2-0013.jpg
Últimos retoques de maquillaje antes de la ceremonia de boda.

Últimos retoques de maquillaje antes de la ceremonia de boda.

blgbodlyk2-0015.jpg
¡Todo listo!

¡Todo listo!

A diferencia de las bodas a las que estamos acostumbrados, en Holanda la costumbre es invitar a la ceremonia tan solo a los familiares y amistades más allegadas. Es normal ver ceremonias con solo 15 o 20 asistentes. Su forma de ver las cosas es que sea un acto íntimo y personal, por lo que conocidos, compañeros de trabajo, vecinos o primos lejanos todavía tardarán un buen rato en llegar.

blgbodlyk2-0017.jpg
La entrada de la novia, simple y bonita.

La entrada de la novia, simple y bonita.

El novio esperando junto a la juez de paz.

El novio esperando junto a la juez de paz.

blgbodlyk2-0020.jpg

Otra de las cosas que nos llamó la atención fue la duración de la ceremonia: El oficiante lee los artículos de rigor, los novios aceptan, se ponen los anillos, se besan, firman y... ya. Cinco minutos como mucho, sin tiempo para aburrirse.

blgbodlyk2-0021.jpg
blgbodlyk2-0022.jpg
blgbodlyk2-0023.jpg
blgbodlyk2-0024.jpg
blgbodlyk2-0025.jpg
blgbodlyk2-0026.jpg
En apenas cinco minutos la ceremonia había terminado, y los novios eran ya una pareja de recién casados.

En apenas cinco minutos la ceremonia había terminado, y los novios eran ya una pareja de recién casados.

blgbodlyk2-0028.jpg
El anillo de Ken era cilíndrico y el de Lonneke abarrilado.

El anillo de Ken era cilíndrico y el de Lonneke abarrilado.

Justo al terminar la ceremonia, tras las felicitaciones y la entrega de algún pequeño detalle o mensaje (es muy típico entregar a los novios una tarjeta tipo postal con los mejores deseos, de recuerdo) comienza el cóctel/comida/barbacoa. A partir de este momento, el número de invitados aumenta, ya que es ahora cuando empiezan a llegar el resto de los amigos.

blgbodlyk2-0030.jpg
blgbodlyk2-0031.jpg
blgbodlyk2-0032.jpg
Entrega de tarjetas de felicitación a los novios.

Entrega de tarjetas de felicitación a los novios.

blgbodlyk2-0033.jpg

La comida consistió en un buffet de carnes y pescados a la parrilla, hamburguesas, ensaladas, salsas y, por supuesto, patatas fritas (las patatas fritas en Holanda están buenísimas, sospechamos que porque las fríen en mantequilla)

blgbodlyk2-0039.jpg
blgbodlyk2-0102.jpg
Cada uno se sirve lo que quiere, pero los primeros en montar su plato son los novios.

Cada uno se sirve lo que quiere, pero los primeros en montar su plato son los novios.

blgbodlyk2-0042.jpg
La mesa "presidencial", muy alejada del formalismo típico en las bodas que solemos hacer.

La mesa "presidencial", muy alejada del formalismo típico en las bodas que solemos hacer.

blgbodlyk2-0043.jpg

La tarta, que no puede faltar, es cortada en porciones por un profesional, pero son los novios los que entregan a cada uno su plato. Obviamente tras haberla probado ellos.

Una bonita tarta bicolor.

Una bonita tarta bicolor.

blgbodlyk2-0045.jpg
blgbodlyk2-0046.jpg
blgbodlyk2-0047.jpg
blgbodlyk2-0048.jpg
blgbodlyk2-0049.jpg
Una por una, Lonneke iba entregando las porciones de la tarta nupcial a los invitados.

Una por una, Lonneke iba entregando las porciones de la tarta nupcial a los invitados.

blgbodlyk2-0051.jpg
Terminada la comida, el sol ya se estaba poniendo, sin embargo la luz seguía siendo muy interesante.

Terminada la comida, el sol ya se estaba poniendo, sin embargo la luz seguía siendo muy interesante.

blgbodlyk2-0053.jpg
blgbodlyk2-0055.jpg

Y es justo en este momento, cuando está a punto de comenzar la fiesta, cuando llega el grueso de los invitados. El formato nos pareció muy buena idea, perfecta para ahorrar y para poder disfrutar de todo el mundo: A la ceremonia tan solo se invita al círculo más cercano, tras eso, a todos a los que a los novios les apetece que estén con ellos durante la comida; y por último, a la fiesta acude todo el mundo.

blgbodlyk2-0054.jpg
blgbodlyk2-0056.jpg
blgbodlyk2-0057.jpg
blgbodlyk2-0058.jpg

Lo usual es que los novios vayan saludando a los invitados a medida que van llegando a la fiesta. Es también buen momento para entregarles los regalos de boda y ¡A bailar!

blgbodlyk2-0059.jpg
blgbodlyk2-0060.jpg
blgbodlyk2-0061.jpg
blgbodlyk2-0062.jpg
blgbodlyk2-0063.jpg
blgbodlyk2-0064.jpg
blgbodlyk2-0065.jpg
No os penséis que durante la fiesta no había comida.

No os penséis que durante la fiesta no había comida.

blgbodlyk2-0068.jpg
blgbodlyk2-0069.jpg
blgbodlyk2-0066.jpg

En resumen, una bonita y atípica (para nosotros) boda, muy diferente a las que solemos hacer. Sin duda volveríamos a Holanda encantados.
¿Qué os ha parecido a vosotros? ¿Os atreveríais con un formato así en España? Recordad que podéis dejar vuestros comentarios en nuestra cuenta de Twitter o en nuestra página de Facebook, es más ¡Hacedlo! ¡Es una orden! :)