Boda Carlos + Carlos

Ninguna boda es "rutinaria" para nosotros, pero de vez en cuando hacemos fotos en alguna que difiere mucho de lo que solemos hacer. En este caso hubo dos factores que nos resultaron muy peculiares: Por un lado la boda era entre Asturias y Cantabria, con todo lo que trabajar en destino supone (el viaje, la emoción de estar en un sitio nuevo, los paisajes a los que no estamos acostumbrados). Por otro lado, ¡los novios se llamaban igual

blgcyc-0031.jpg

Comenzamos, como siempre que vamos a un espacio que no conocemos, dando una vuelta y familiarizándonos con el entorno. El día se presentaba con algo de neblina en los alrededores del Palacio de Cimiano, pero la luz era sobrecogedora y la temperatura ideal.

Pilar, oteando la zona con planta de exploradora.

Pilar, oteando la zona con planta de exploradora.

Lo cierto es que el sitio era precioso.

Lo cierto es que el sitio era precioso.

Uno de los oficiantes de la ceremonia, con pantalones amarillos (nos contó la razón por la que los llevaba,, pero es un secreto :)

Uno de los oficiantes de la ceremonia, con pantalones amarillos (nos contó la razón por la que los llevaba,, pero es un secreto :)

El lugar de la ceremonia, horas antes de que todo comenzase.

El lugar de la ceremonia, horas antes de que todo comenzase.

Los novios se preparaban en el mismo sitio en el que se iba a celebrar la boda, juntos, en la misma habitación. Os lo hemos dicho muchas veces pero no nos cansamos de repetirlo: Vestirse juntos no solo es íntimo y romántico, sino que además permite tener unas fotos que de otra manera son imposibles de hacer. Y por supuesto ¿Quién mejor para compartir esos últimos momentos que la persona con la que vas a pasar el resto de la vida?

Carlos, preguntando si ya era hora de comenzar a vestirse.

Carlos, preguntando si ya era hora de comenzar a vestirse.

blgcyc-0006.jpg
No podían ser más tiernos los "Carlos"

No podían ser más tiernos los "Carlos"

Los anillos de boda destacaban por el diseño cilíndrico y sólido. Nos gustaron mucho.

Los anillos de boda destacaban por el diseño cilíndrico y sólido. Nos gustaron mucho.

blgcyc-0009.jpg
blgcyc-0010.jpg
Novios con pajarita ¡Sí!

Novios con pajarita ¡Sí!

Atención a las estrellas pintadas en el techo de la habitación.

Atención a las estrellas pintadas en el techo de la habitación.

blgcyc-0013.jpg
Justo en este momento comenzaban a llegar los invitados.

Justo en este momento comenzaban a llegar los invitados.

Y ya que se habían vestido juntos, qué menos que entrar juntos también a la ceremonia, durante la cual los oficiantes e invitados hicieron que fuese una de las más divertidas y emotivas de todas las que hemos visto esta temporada.

blgcyc-0015.jpg
blgcyc-0016.jpg
blgcyc-0017.jpg
blgcyc-0018.jpg
blgcyc-0019.jpg
blgcyc-0020.jpg
blgcyc-0021.jpg
blgcyc-0022.jpg
blgcyc-0023.jpg

El espacio contaba con un amplio jardín en el que pasar un rato antes del cóctel y hacer algunas fotos de pareja (siempre intentamos tardar lo menos posible, para que los novios puedan disfrutar de las viandas y de su gente, solemos tardar alrededor de un cuarto de hora como mucho), por lo que estuvimos unos minutos allí que pudimos aprovechar muy bien.

blgcyc-0025.jpg
blgcyc-0026.jpg
Carlos iba vestido como un auténtico dandy.

Carlos iba vestido como un auténtico dandy.

blgcyc-0029.jpg
blgcyc-0102.jpg
blgcyc-0030.jpg

Y si hemos de decir algo que nos gustó del cóctel, sin lugar a dudas fue el pulpo ¡Nadie hace el pulpo como en el norte de nuestro país! Y la sidra, claro. Y el ambiente. Y el paisaje. Y el clima. y... bueno, ¡Todo!

blgcyc-0033.jpg
Pulpo, sal, aceite de oliva, pimentón, sidra, paraiso.

Pulpo, sal, aceite de oliva, pimentón, sidra, paraiso.

blgcyc-0038.jpg

La cena llegó justo cuando anochecía. Y había sillas para todos pero, era tal el espíritu de diversión, que no recordamos (ni tenemos fotos) de ningún instante en el que los invitados estuviesen sentados y serios.

blgcyc-0041.jpg
blgcyc-0042.jpg
blgcyc-0043.jpg
blgcyc-0044.jpg
blgcyc-0045.jpg
blgcyc-0046.jpg

A diferencia de otras bodas en las que hemos estado (y ya las podemos contar por centenares), en esta ocasión no hubo una transición definida entre la cena y la fiesta posterior. Casi podemos decir que el baile transcurrió a lo largo de toda la velada. Eso sí, hubo un momento en el que los novios bailaron juntos, cómo no.

blgcyc-0047.jpg
blgcyc-0104.jpg
Momento en el que los novios expresan sus deseos de futuro, por escrito ¿Se puede pedir algo mejor? ¡NO!

Momento en el que los novios expresan sus deseos de futuro, por escrito ¿Se puede pedir algo mejor? ¡NO!

blgcyc-0051.jpg
Fumar un cigarro a medias durante el baile podría convertirse en una tradición, y (entre fumadores), molaría.

Fumar un cigarro a medias durante el baile podría convertirse en una tradición, y (entre fumadores), molaría.

blgcyc-0053.jpg

Teniendo en cuenta que la cena fue una fiesta, suponed lo que fue la fiesta: Más sidra, más música, más gente bailando, más locura, más sombreros y más celebración por parte de todo el mundo que ya tenía ganas de que los Carlos se casasen.

De mayores queremos saber escanciar la sidra así. Mucho ojo al vestido con estampados de frida kahlo que llevaba esta chica ¡Molaba mucho!

De mayores queremos saber escanciar la sidra así. Mucho ojo al vestido con estampados de frida kahlo que llevaba esta chica ¡Molaba mucho!

Un, dos, tres sombreros.

Un, dos, tres sombreros.

blgcyc-0057.jpg
Mejor barba EVER.

Mejor barba EVER.

blgcyc-0059.jpg
Quitarse la chaqueta, desabrocharse la camisa, lo que sea menos prescindir de la pajarita.

Quitarse la chaqueta, desabrocharse la camisa, lo que sea menos prescindir de la pajarita.

blgcyc-0056.jpg

Al final de la noche, estábamos cansados, claro, pero absolutamente satisfechos con el trabajo y las fotos que terminábamos de hacer. Las bodas a medio camino entre Asturias y Cantabria son LA BOMBA. No nos importaría hacer más allí :)