Boda Pamela + Alejandro

Desde luego, es ingenioso llevar una camiseta en la que ponga "Game Over" antes de vestirte de novio para casarte, pero es que Alejandro no solo nos pareció ingenioso, sino también divertido y apuesto.

alexpalom-0001.jpg

El día comenzó como casi todos los días de boda, con Alejandro empezando a prepararse en casa, con su familia. Si acaso, nuestro chico estaba algo más nervioso de lo normal, ya que el día amenazaba con ser lluvioso (amenaza que finalmente terminó cumpliéndose), pero eso no impidió en absoluto que disfrutasen de cada momento.

No nos costó mucho llegar a casa de Pamela (estaba en la misma calle, terminando de maquillarse) para, además de ver lo guapísima que estaba, poder descubrir que los zapatos que había elegido eran la bomba ¿No os parece?

Un rato más tarde, al llegar a la Vallesa de Mandor, nos encontramos con un pequeño dilema: Sabemos que a ninguna pareja le gusta que llueva durante su boda (y menos aún si, como era el caso, tenían prevista una preciosa ceremonia civil al aire libre), pero por otro lado, cuando llueve las fotos terminan siendo maravillosas, y la luz suele ser mágica.
En realidad lo único que nosotros podemos hacer en esos casos , pese a que nos gustaría tener poderes que nos permitiesen cambiar el clima a favor de nuestros chicos, es seguir trabajando y poner de nuestra parte para que las imágenes sean igual de bonitas.
Y lo fueron: En un instante se cambió el lugar de la ceremonia a la pequeña capilla que hay en ese espacio y el ambiente íntimo, mientras fuera seguía lloviendo, acabo teniendo un encanto peculiar.

Para cuando terminó la ceremonia ya había dejado de llover, por lo que pudimos aprovechar un rato antes del cóctel para secuestrarlos y hacer algunas fotos de ellos dos solos.

Seguidamente, una riquísima cena, una proyección de fotos de ellos dos, varias sorpresas e incluso un cuidado buffet de dulces sirvieron para rematar la velada.

La moraleja que podemos sacar de todo esto está clara: La lluvia no puede arruinar una boda, lo único que importa es que los novios sean tan adorables como Pamela y Alejandro.