Boda Noelia + Vicente

Las fotos que os enseñamos hoy son de la boda de Noelia y Vicente. De ellos no habéis visto fotos aún, ya que hemos convertido su "preboda" en una sesión de fotos de pareja que prepararemos en breve en su ciudad: Londrés. Lo que si podéis hacer es ver un resumen de las fotos que les hicimos en una boda llena de elementos originales, con cierto aire vintage, durante un día de cielos azules y en unas localizaciones preciosas.

Nos falta por conocer cierta historia detrás del chaleco que llevaba Vicente (ya nos lo contará), pero lo que más nos gustó, sin duda fue el precioso reloj de bolsillo del que no se separó en toda la boda. Un acierto.

Nos alegró haber podido llegar a tiempo de ver como terminaban de maquillar a Noelia (siempre nos gusta hacer esas fotos, ya lo sabéis), y de poder fotografiar con calma los detalles que nos íbamos encontrando por todos lados y su vestido. Debemos ponerlo así, en negrita, ya que la idea y el diseño se realizó a medida para ella, y según sus propuestas (lo sentimos, no encontraréis uno igual en las tiendas :)

Al igual que ellos, nosotros somos de la opinión de que cualquier coche, decorado de manera divertida o romántica, se puede utilizar como coche oficial de novios. Aunque sea pequeño, o incluso aunque sea un Mini.

La ceremonia civil se celebró en el Castillo de Albalat dels Sorells (nos pareció un sitio muy adecuado para un acto así), y poco antes de comenzar el acto, hicimos algunas fotos con grupos de amigos. Las dos que veis arriba son solo una muestra, y un ejemplo más de lo importante que es disponer de dos fotógrafos el día de la boda: Si os dáis cuenta, son del mismo instante captado desde dos ángulos distintos ¡Y las dos son imprescindibles!

Tras la  ceremonia, nos desplazamos a comer a Campoanibal, donde nos aprovechamos de la preciosa luz de la que disponíamos y del ambiente decimonónico de los jardines para secuestrar a Noelia y Vicente un rato antes del cóctel y hacerles algunas fotos juntos.

Un menú riquísimo, un buen servicio, amigos, familiares, bromas y diversión sirvieron para redondear una boda perfecta.

Nos queda el consuelo de que volveremos a verlos pronto, y si esto os ha gustado... os alegrará saber que en los próximos días os enseñaremos algunas imágenes más de esta boda, con una edición un poco peculiar ¡estad atentos!