Boda Adelina + Constantino

Hace un par de semanas se casaron Adelina y Constantino (los recordaréis, tal vez por su preboda en El Carmen), y nosotros fuimos los fotógrafos de su boda. Dado que ya casi tenemos editadas sus fotos, os podemos enseñar las que más nos han gustado.

Constantino se vistió en su casa, tuvimos la suerte de pillarlo a él solo, ya que su familia todavía no había llegado (creednos, cuanta menos gente alrededor, menos nervios, más calma, mejores fotos) Nos pareció preciosa la decoración, la multitud de espejos y la luz que entraba en su coqueto chalet.

En cuanto a Adelina, se preparó en un original palacete en Picanya (un pequeño pueblo cerca de Valencia) que parecía sacado del decorado de una película de época: balconcitos de opereta, puertas de forja, plantas y flores, suelo de mosaico y madera...  un sueño. La maquilló (y nos gustó mucho como lo hizo) Estefanía Querol, y vestía un traje de Rosa Clará, con velo clásico.

Las cuatro damas de honor de Adelina iban vestidas idénticas, al igual que los cuatro best men (el equivalente masculino a las dasmas de honor) de Constantino. Una tradición poco vista en nuestro país, y que resulta muy fotogénica.

La ceremonia se desarrolló en La Vallesa de Mandor, con discursos en varios idiomas y una emotividad tal que Constantino no pudo reprimir sus lágrimas.

Estamos especialmente orgullosos de las fotos que hicimos a nuestros chicos durante los fuegos artificiales que siguieron al corte de la tarta (la tarta era una belleza: tenía decenas de mariposas de papel) Los que seáis fotógrafos sabréis lo difícil que es equilibrar la luz ambiente con la iluminación de la pirotécnia, especialmente con el poco tiempo, sorpresa y velocidad a la que ocurren estos eventos. Nos alegra que los novios puedan tener un recuerdo con contraste perfecto de ese momento.

 La fiesta posterior se prolongó hasta altas horas de la noche, como suele ocurrir, y durante el baile la pareja demostró que había aprovechado las clases de danza con las que lo había preparado. Una boda para no olvidar, sin duda.